Todos sabemos que las mascotas se emocionan demasiado durante las vacaciones. Disfrutan viendo a sus dueños decorar el abeto con lo que ellos ven como juguetes. Observan el árbol con admiración segundos antes de saltar sobre él. O masticarlo. Sea como sea, lo siguiente es un árbol de Navidad destrozado en el suelo con decoraciones rotas por todas partes. Lo bueno es que, con los simples consejos que se muestran en las imágenes de abajo, ya no será necesario que tengas que escoger entre tener una mascota O un árbol de Navidad fabuloso.

Ahora, ¡disponte a pasar una Feliz (a prueba de mascotas) Navidad!